domingo, 23 de diciembre de 2012

Diarios de un director 23-12-2012

Bueno pues aquí seguimos, ni ha habido fin del mundo Maya, ni nada así, otro año que se acaba y otro año que regresa como siempre, pero yo he estado estos meses un poco perdido, ¿la razón? bueno cambie del todo mi vida, abandone lo que llevaba haciendo durante años, que viene a ser perder el tiempo y me he dedicado a hacer cosas que son realmente productivas... pero bueno de eso hablare un poco mas adelante, la realidad es que a pesar de todo lo perdido que parece que he podido estar no he estado parado, ya que he escrito mucho sobre maestros legendarios, estoy creando una campaña oficial nueva La Tumba del Emperador, a través de la cual he estado ampliando Montañas de Alimañas y bueno también he estado dirigiendo, sobre todo al primer juego que dirigí, Rolemaster/Señor de los anillos, donde tengo una campaña en el 1649 de la tercera edad muy muy buena, con un grupo de jugadores muy concienciados.
En los estudios todo ha ido muy bien, alguna cosa para mejorar un tanto más pero muy bien, mientras que en las amistades, bueno, hay una leyenda entre los roleros/as que dice que cuando alguien se echa una pareja que no es del mundillo se le deja de ver y es una realidad, pero en fin, sabe que todos le esperamos con los brazos abiertos cuando ya no tenga un forunc, digo homunc digo pareja XDDD

Por lo demás solo deciros que hay muchas cosas en el tintero, como algún otro juego que estoy pensando, muchos proyectos de Shan Hu y una pagina web de la que pronto os hablaré y en la cual esperamos tanto yo como mis compañeros ir convirtiendo en un portal de rol sobre nuestras creaciones, aventuras, ideas... intentando ser lo mas neutrales posible en todo y simplemente por pasarlo bien...

Sin más que contaros y esperando que lo paséis todos genial estas navidades solo me queda deciros que, paséis todos unas felices fiestas y que lo mejor de este 2012 sea lo peor del 2013...

Un saludo desde Las Tierras Imperecederas!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada