miércoles, 23 de noviembre de 2011

Confucio

Anoche, cansado de estudiar como estaba, me apeteció sentarme y ver una buena pelicula, en esta ocasión no me fui al wuxia, ni a las artes marciales en si mismas... sino que decidi investigar un poco más sobre la vida de un filosofo chino al cual llevo leyendo desde hace unos meses, Confucio, de modo que tras saber algunos detalles de su vida por las biografías me dispuse ver su vida interpretada por el gran Chow Yun Fat, que lejos de sus papeles de luchador o asesino ha interpretado al filosofo de una forma grandiosa.
La película en si misma trata la vida del hombre, sin meter apenas fantasía y la que introduce sirve mas bien para hacer entender su famoso encuentro con el gran Lao Tse.
El metraje cuenta desde que es nombrado primer ministro por el regente de Lu, hasta su muerte. Naturalmente no hay escenas de lucha espectaculares, tan solo alguna escena suelta pero muy bien puesta, pero el drama de la historia lo protagoniza la historia real de que se exilio al sentirse traicionado por su rey y desde allí intentar llevar sus teorías a la practica por todas partes, pero nunca fue tomado en serio al ser de familia plebeya...
Finalmente acabó siendo un indigente seguido por una miriada de discípulos y volvió a ser reclamado en Lu... pero en esta ocasión ya cansado de la vida y de los nobles tan solo se quiso dedicar a la enseñanza...

Poco podía esperar Confucio de que después de su muerte sus enseñanzas fueran a convertirse en la forma de dirigir un país, y de que se le santificara hasta el punto de convertir su doctrina en una religión...

Según cuenta la leyenda al nacer un adivino dijo a su padre, "Tu hijo sera un rey sin tierras y tras su muerte sera tan venerado que sera el mayor rey que jamas se ha visto...."

En resumen es una película entretenida, con mucha filosofia, pero un tanto aburrida al carecer de acción propiamente dicha y resolver muchos de los conflictos con argumentos y juegos de palabras....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada